2009-02-11

Willie The Lion Smith in Barcelona (Feb. 7, 1950)

A finales de 1949, Willie The Lion Smith comenzaba una gira por Europa y el norte de África que duraría algo más de mes y medio. Tras mucho insistir, Hugues Panassié había conseguido convencer al pianista, quien no volvía a Francia desde la 1ª Guerra Mundial. Con anterioridad, Charles Delaunay le había ofrecido una serie de actuaciones en Francia a razón de 300 dólares la semana, pero The Lion había rechazado la oferta enérgicamente tras enterarse que a Coleman Hawkins le habían ofrecido mil dólares semanales por esos mismos conciertos.


La gira comenzó el 20 de diciembre de 1949 y terminó el 7 de febrero de 1950, con el siguiente recorrido:

-París, Francia (sesión de grabación para Vogue Records)
-Berna. Suiza
-París, Francia (primer concierto en la Salle Pleyel)
-Tours, Francia
-Zurich, Suiza
-París, Francia (segundo concierto en la Salle Pleyel)
-Guéret, Francia
-Marsella, Francia
-Cambrai, Francia
-Limoges, Francia
-Toulouse, Francia
-Montauban, Francia (ciudad natal de Hugues Panassié)
-Bayona, Francia
-Pau, Francia
-Casablanca, Marruecos
-Rabat, Marruecos
-Orán, Argelia
-Argel, Argelia
-Tánger, Marruecos
-París, Francia (sesión de grabación para Vogue Records)
-Amberes, Bélgica
-Lovaina, Bélgica
-Lille, Francia
-Estrasburgo, Francia
-Zurich, Suiza
-Ginebra, Suiza
-Lausana, Suiza
-París, Francia (tercer concierto en la Salle Pleyel)
-Barcelona, España

La triunfal gira, plagada de anécdotas que hacen honor a la categoría del personaje, concluyó el 7 de febrero en Barcelona. El Hot Club, en colaboración con la asociación cultural Cobalto 49, presentó en la Casa del Médico (Vía Layetana 31) el primer gran concierto de la década en tierras españolas. El recital fue un éxito rotundo, como recoge la reseña de Alfredo Papo para la revista “Ritmo y Melodía”, que también narra el ritual de la fiera: “En la sala hubo un murmullo general cuando “The Lion” apareció con su puro en la boca. Pausadamente se acercó hacia el público, dirigiéndole un saludo extenso. Se sacó su encendedor y prendió fuego al puro. Esta operación la realizó cuantas veces concluía un número, tantas como sacó su pañuelo de grandes dimensiones con que se secaba el sudor”.

La reseña publicada en La Vanguardia oscila, como poco, entre la filosofía descriptiva y la poética ornamental: “Quien busque en la música de jazz pensamiento y profundidad de sentimiento o una arquitectura que encierre palpitaciones del ímpetu dramático o inefables lirismos, posiblemente se sentirá defraudado; pero quien busque en ella un goce superficial, unos sonidos decorativos, unos arrolladores efectos rítmicos, experimentará, seguramente, una alta satisfacción”. Y continúa: “Willie Smith, llamado en Harlem “El León” (…) está plenamente capacitado para defender y divulgar la música jazzista. Es pianista de ardoroso mecanismo, de viveza interpretativa, de morbideces vaporosas, de rutilantes sonidos, de temperamento y de apasionadores entusiasmos”. Ahí es nada.


Al parecer, durante su estancia en Barcelona, The Lion se mostró muy afable con la gente y sorprendió por su amplio conocimiento de la ciudad y sus costumbres. Preguntado al respecto, afirmó estar casado con una española, barcelonesa por más señas. Tras bucear en su autobiografía y consultar a varias personas que lo conocieron en persona (entre ellos el pianista Mike Lipskin, que fue alumno suyo), puedo concluir que, una vez más, el rugido del león era una fanfarronada. Genio y figura.

--------------------------------------------------

The last concert from Willie The Lion Smith's European Tour (December 20, 1949-February 7, 1950) was in Barcelona. On February 7, 1950, the Hot Club, as part of its evergrowing activity and in collaboration with the cultural association Cobalto 49, presented at La Casa del Médico (Vía Layetana 31), the first great concert of the decade.

In "Ritmo y Melodía" magazine, Alfredo Papo echoed the resounding success of the pianist and described:

"There was a general murmur in the hall when The Lion came in, cigar on his mouth. He got near the public, calmly, giving them a long wave. He took out his lighter and lit his cigar. He repeated this routine each time he ended a number, as many times as he took out his very big handkerchief and wiped the sweat off his forehead."

During his stay in Barcelona, The Lion treated the local hot fans very cordially, and everybody was very surprised by how he was familiar with the town and its customs. He later declared "I am married to a Spaniard, and she is from Barcelona to be precise. So I was very informed about your town".


Well, after perusing his autobiography and consulting several sources who knew him well (among them pianist Mike Lipskin, who was his pupil for a long time), I can conclude that the lion's roar on this, once again, was pure braggadocio.

-------------------------------------------------

Sources:

Books:
-Willie The Lion Smith: "Music On My Mind" (The Jazz Book Club)
-Jordi Pujol Baulenas: "Jazz En Barcelona: 1920-1965" (Almendra Music)

Periodicals:
-Ritmo Y Melodía (magazine)
-La Vanguardia (newspaper)

2 comentarios:

  1. Nice blog you have here! Congratulations!

    I assume you're aware that the Zurich concert has seen release on a Storyville 2CD set!

    ResponderEliminar
  2. Agustín Pérez11 febrero, 2009 21:44

    Welcome to this blog, my royal friend. Hope you stay around.

    Yes, I have that Storyville 2CD set... you know I am a sick completist on all things stride!

    Agustín Pérez

    ResponderEliminar